Edificios, instalaciones y contenidos

Tras la ocurrencia de un siniestro de fuego, el humo generado, que porta restos de combustión incompleta, se puede filtrar por presión en grietas, huecos y falsos techos depositándose en forma de hollín, así como sobre todas las superficies de las estancias afectadas y objetos presentes en ellas. Estos restos pueden provocar problemas graves tanto en los elementos constructivos de los edificios como en las instalaciones o los contenidos.

Los elementos constructivos metálicos, como pilares, correas, cerchas, etc., son especialmente sensibles dado que el hollín suele ser corrosivo por lo que, si no se actúa de manera adecuada pueden comenzar a sufrir oxidaciones. Igualmente, el conjunto de equipos fijos que permiten el suministro y operación de los servicios que ayudan a los edificios a cumplir las funciones para las que han sido diseñados, podría dejar de realizar su función en condiciones óptimas si no se interviniese.

BMS, con su dilatada experiencia en los cinco continentes, es capaz de aportar soluciones eficientes en cualquier situación compleja que se plantea cuando se produce un siniestro en un edificio, pudiendo retirar hollín con las garantías en todos los tipos de instalaciones, que nos encontramos, como son:

Como ya se ha indicado, el hollín también se deposita sobre todas las superficies y contenidos presentes en la instalación. Para su correcta recuperación es necesaria la intervención de una empresa especializada, que pueda abordar el siniestro de manera global, aportando la técnica adecuada a cada soporte. En los últimos 25 años, BMS ha intervenido de manera satisfactoria en contenidos de una gran variedad de instalaciones (laboratorios, hoteles, restaurantes, industrias, viviendas). Se puede incluir el embalado y protección de los contenidos tras su descontaminación. En caso de que no fuese posible realizar las tareas de recuperación in situ, BMS ofrece la posibilidad de traslado a nuestras instalaciones.

Además de las corrosiones, uno de los problemas más habituales al que se enfrenta una instalación tras un siniestro de fuego son los olores, cuya solución requiere de un profesional experimentado en este tipo de situaciones mediante el uso de técnicas diferentes como nebulización, termo nebulización, hidroxilos, ozonización, etc. Consulte en nuestra sección desodorización de textiles y estancias como BMS puede ayudarle a solucionar los problemas asociados al olor persistente tras un siniestro.

Si desea más información sobre los servicios de recuperación de edificios, instalaciones y contenidos, y cómo BMS puede ayudarle, llámenos hoy o mándenos un mensaje a través del área de contactos.